Durand 1 Hispana

El UEA-vikio
Revizio de 10:15, 27 Jun. 2010 fare de Amiko1 (Diskuto | kontribuoj) (1 versio)

(malsamoj) ← Antaŭa versio | Rigardi nunan version (malsamoj) | Sekva versio → (malsamoj)
Iri al: navigado, serĉi

¿Es el Inglés un nuevo Esperanto?

Recientemente tuve la oportunidad de estar en una conferencia en el sureste de Asia sobre "Globalización, Lenguaje y Educación". En esta ocasión entablé un caluroso debate con una dama de Malasia, que trabaja como profesora en una Universidad Islámica en su país. Cuando supe que en esa universidad se usa el Inglés como el vehículo de enseñanza más importante, aún cuando el idioma nativo de los estudiantes y profesores es el Malayo, yo argumenté que el idioma inglés frustra e incluso contradice, al menos parcialmente, los objetivos propuestos por quienes crearon ese sistema educativo.

El inglés es considerado por muchos como una especie de Esperanto, aún cuando sus cualidades están muy lejos de las del Esperanto, que fue diseñado para la comunicación internacional y puede ser perfectamente aprendido en menos del 10% del tiempo requerido para adquirir un segundo idioma. Pero el principal problema del inglés tiene muchas aristas. El inglés es el instrumento de la más horrenda máquina de propaganda nunca antes concebida por el hombre. A diferencia de otros idiomas "mundiales", el universo del habla inglesa gira alrededor de un solo país: Los Estados Unidos de América, cuyas intenciones en el escenario mundial no han sido nunca tan claramente expresadas.

No existe ninguna compañía estadounidense de televisión ni ningún periódico estadounidense distribuido universalmente, que no contenga un mensaje tendiente a la implementación de las ambiciones estadounidenses en el extranjero.

Cualquier estudiante en el mundo que estudie el inglés como segundo idioma, utilizando este tipo de material, tiende a simpatizar con las ideas estadounidenses sobre como arreglar el mundo en una "forma sutil" que automáticamente viene a servir los intereses de Estados Unidos.

Lo interesante de observar todo esto es que, gradualmente, alguien fuera de los Estados Unidos que esté expuesto a este tipo de propaganda va a desarrollar una visión del mundo casi, casi como la de un estadounidense. En otras palabras, aun si la opinión norteamericana acerca del país XYZ es fuertemente parcializada, el estudiante del idioma inglés en ese país interiorizará una opinión similar. Si para los estadounidenses el país XYZ está en la lista negra, el estudio del inglés usando recortes de prensa y material audiovisual ordinarios haría que ese estudiante observara a su propio país con gafas distorsionadas. Así, él terminaría haciendo suyos los mismos estereotipos.

Si la prensa estadounidense decreta que la persona promedio de un país es.un tipo grosero e incivilizado, lo más seguro es que nuestro estudiante de idioma inglés compartirá esa misma opinión.

Si se evaluara a la industria aeroespacial brasileña con ayuda de los medios de información estadounidenses, concluiríamos que esa actividad es un gran desperdicio de dinero. Si observamos las tentativas de las naciones no alineadas para obtener una fuerza de defensa moderna, bien equipada y bien entrenada, el estudiante de inglés tendería a colocarlas en la lista negra. ¡Esa es la belleza de la propaganda "americana"! Ella trabaja re-programando la mente de las personas a través de la adquisición del inglés como un segundo idioma. Usted paga para que le laven el cerebro y se siente feliz con ello. Claro que están aquellos que leen los escritos de Noam Chomsky, Susan Sontag, Lester Thurow, Howard Zinn, Lindon La Rouche, the Workers World o James Petras; pero apuesto a que estos no son parte del material de enseñanza que se usan en los centros culturales estadounidenses, ni en los centros similares del Consulado Británico. Usar el Inglés para promover una especie de educación libre de los valores estadounidenses es un ejercicio de auto derrota. Es de alguna forma divertido observar cómo, algunos de los que se han organizado para reducir la influencia estadounidense sobre la mente de las personas, frecuentemente han seleccionado al inglés para llevar su mensaje. Incluso se da esa situación con personas que consideran abiertamente a los Estados Unidos¡ como su peor enemigo! El hecho es que el Inglés moderno es una camisa de fuerza mental mientras que la intención es la emancipación mental y adquisición de conocimiento!

En su libro titulado "The English Language", publicado en 1985, Robert Burchfield escribió: "Cualquier erudito o persona educada sobre la faz de la tierra es, en un sentido muy real, un desheredado si no tiene conocimiento del inglés. La pobreza, el hambre y la enfermedad son instantáneamente reconocidos como las formas más crueles y menos excusables de carencias. La carencia lingüística (del inglés por supuesto) es la más difícil de distinguir, no obstante, es la de mayor significación" Bueno, ¡No TANTO...!

En su libro titulado "The rape of imagination" ("La violación de la imaginación") Aminata Traore originario de Malí, explica que en África las mentes de la elite han sido re-programadas en esta moda, tanto así que la llamada "elite" ha cedido en el principio de la preferencia nacional en intercambio y comercio que se ha sido forzado impuesto recientemente a los países africanos. En algunos de los más pobres donde la miseria, la enfermedad y la inanición golpean frecuentemente, la elite ahora niega preferencia alguna por sus compatriotas o por compañías nacionales cuando se trata de gastar los ingresos por impuestos. Los principios económicos del FMI y otros dogmas del libre intercambio se filtran muy bien a través de la adquisición del idioma inglés, que lo que antes era pragmatismo ahora se ha convertido en ideología que la gente tiene más deseo de aplicar aún cuando los lleve a su propia destrucción. Lo que Aminata Traoré llama "violencia simbólica" destruye la memoria y la imaginación colectiva. Para alguien que lo estudia como segundo idioma en la mayoría de los países desarrollados, el inglés rápidamente niega a las personas el derecho de pensar por ellos mismos y para ellos mismos. Sus resultados son alineación cultural. En África más que en cualquier lugar, las ideas que el inglés trae destruyen la solidaridad y la cohesión social, idiotizando a las personas al punto de que llegan a aceptar las reglas y modos de Occidente para organizar la economía de sus naciones, aunque las condiciones locales sean opuestas a su aplicación. En todo lugar, los mensajes que el inglés trae consigo privan a los pueblos de decidir su propio destino, apartándolos de los problemas que son fundamentales para ellos. El inglés es el medio para optar por la globalización, procediendo primero al lavado de cerebro de la élite política e intelectual. En lugar de gastar recursos en medidas ineficaces en contra de la invasión cultural y explotación económica a través de la globalización, una solución más eficaz a este problema podría ser eliminar al inglés como un segundo idioma. En este sentido el inglés viene a ser más parecido a un padecimiento que a una bendición para la "comunicación internacional"! En 1996, el evento de Miss Universo en la India trajo consigo una serie de protestas de parte de nacionalistas hindúes y organizaciones feministas. En lugar de una declaración de resistencia, un hindú murió después de prenderse fuego, y cientos participantes fueron arrestados. Hace poco, el mismo concurso estuvo en la picota por parte de fundamentalistas musulmanes en Nigeria; pero la verdadera razón de la protesta no tenía que ver directamente ni con las mujeres ni con el feminismo sino con la invasión cultural, la occidentalización y la colonización económica. Una vez más, la erradicación del inglés en esos dos países hubiera sido mucho más eficaz para el logro de esos objetivos, ya que el inglés trae consigo el germen de la esclavitud mental.

Todavía inexistente unos cuantos años atrás, este tipo de conciencia está en crecimiento en las excolonias británicas. En la India, el idioma inglés se ha convertido en el objetivo principal de los nacionalistas que quieren erradicar totalmente su uso en ese país.

Unos pocos años atrás, M Mulayan Singh Yadav, que era entonces ministro de defensa juró en Chennai (Madras) que sus compañeros y él no descansarían hasta que el Inglés no fuera erradicado por completo del país. El 15 de mayo del 2000, la revista estadounidense "Newsweek" traía un artículo sobre la decisión tomada por las autoridades en el Estado de Bengala de quitarle el grado de importancia al inglés, declarándolo como de status no oficial para todas las transacciones oficiales del gobierno.

En una conferencia en Taiwán, alguien se refirió al inglés como una especie de herramienta para la modernización y progreso económico. Inmediatamente reaccioné a esta afirmación preguntándole a la audiencia sobre lo que sabia acerca del inglés en los países vecinos: -¿Quién?- pregunté, -piensan ustedes que tiene las mejores calificaciones en los exámenes de inglés en el sureste de Asia?, Obviamente los filipinos, quienes han llegado muy lejos en este aspecto. Sin embargo, desde un punto de vista económico Filipinas es una especie de caso perdido. Otro más de estos estereotipos que podemos deshacer fácilmente.. También tenemos que tratar con esa quimera que mueve a la gente que estudia inglés como segunda lengua a pensar que ellos también estarán en capacidad de pertenecer a algunas organizaciones internacionales en el nuevo orden mundial globalizado, a través de su inglés adquirido. La verdad es que cualquiera de las organizaciones internacionales que usan el inglés como su lengua de trabajo no pueden evitar caer en manos del control de personas cuyo idioma materno es el inglés. Esto puede ser fácilmente verificado ya sea que el propósito sea económico, político o científico.

El predominio del francés en siglo XVIII en Europa ayudó a los ejércitos de Napoleón a conquistar un gran número de países. Con el francés llegó una corriente constante de colaboradores de los gobernantes franceses, con los que Napoleón saturó a toda Europa. La idea de atacar la expansión del francés debilitaría naturalmente al imperio francés: Francia empezó a decaer en Europa cuando eso ocurrió. Por supuesto que el francés fue primeramente usado para coordinar acciones militares en contra de Francia. Era en ese tiempo el único idioma extranjero con el que los austriacos, los británicos, los rusos y los prusianos .podían comunicarse fluidamente en forma similar a su propia lengua materna, una situación con muy poco parecido con lo que ocurre en nuestros días con la mescolanza llamada "Inglés internacional". Fue por medio del francés que la mayoría de la élite europea se volvió políticamente fuerte y empezó a rehusar las trabas impuestas por el imperio francés. Está por verse si el inglés puede jugar tal papel para hacer disminuir la influencia estadounidense. El inglés es al cerebro lo que la comida rápida es al estómago, satisfaciendo necesidades básicas, sin tener como propósito principal el pensamiento elaborado. De cualquier modo, es bastante obvio que la propagación del inglés va de la mano con esa colonización mundial liderada por los Estados Unidos que llamamos globalización.

El inglés es de gran ayuda para que los Estados Unidos establezcan el tipo de relación parasitario que ese país necesita para continuar saqueando los recursos mundiales, así como para cobrar su tributo en los países subdesarrollados mediante un dólar sobrevalorado.

La creencia de que el inglés es un idioma neutral, que puede ayudar a la comunicación internacional es un pensamiento muy optimista. Quienes se oponen a las políticas internacionales impuestas por los Estados Unidos ignoran que pueden causar gran daño a su enemigo restándole importancia al inglés en sus propios territorios. Irak, bajo el poder de Saddam Hussein, se ha apegado al euro y otras formas de intercambio internacional para reducir su dependencia con el dólar; pero no ha tenido todavía como objetivo eliminar el inglés como segunda lengua, aún cuando esta medida es más eficaz que la destrucción de las torres gemelas en N Y.

Cualquier estudiante común y corriente, previamente anestesiado por la propaganda estadounidense a través del idioma inglés que despierte a la realidad, descubriría un nuevo mundo totalmente diferente. En lugar de un superpoder estadounidense, vería a un país en bancarrota, que sigue viviendo y creciendo a costa de una pirámide de deudas en constante crecimiento.

En lugar de un gran potencia científica, descubriría ingenieros e investigadores cuyo nivel de matemáticas y ciencias básicas no alcanza el de un candidato al grado de bachiller en ciencia de Japón. En lugar de una terrible fuerza militar, descubriría que las llamadas armas inteligentes del arsenal estadounidense ni siquiera funcionan; y que los hombres que forman la gran fuerza militar viven asustados ante la amenaza de una confrontación con un enemigo verdadero en el campo de batalla. Vería que su mejor protagonismo militar ha sido el bombardeo a civiles desde 9.000 metros de altura. En "Establecimiento del monopolio del conocimiento" ("La mise en place des monopoles du savoir"), demostré más allá de toda sombra de duda, que la propagación del inglés en los campos científicos y tecnológicos en países donde el inglés no es el idioma propio, lleva favorecer las prácticas piratas en las naciones que sí hablan ese idioma, particularmente los Estados Unidos, apropiándose de los mejores logros científicos de aquellas naciones. Por razones que expliqué en el libro, dicha propagación también tiende a frenar la creatividad y a mantener las investigaciones dentro de los márgenes definidos en su mayoría por Estados Unidos, reduciendo profundamente las perspectivas de científicos no estadounidenses.

El inglés permite también a las naciones anglófonas reescribir la historia, acreditando a los hablantes nativos de esa lengua la autoría de los más importantes descubrimientos e inventos. Poco a poco aprendemos que SOLO esta maravilla de la evolución socio-biológica, que es lo anglosajón después de Dios, está detrás de la creación del mundo moderno. Éste y otros inconvenientes no nombrados aquí forman lo que llamamos "el mundo del inglés" para todos aquellos que no tuvieron el privilegio de nacer en un hogar genuinamente angloparlante. No es una exageración afirmar que el mundo progresaría más en el momento en que la propagación del inglés se limitara únicamente a los países angloparlantes.

Charles Durand. Autor de "La mise en place des monopoles du savoir", L´Harmattan ISBN: 2-7475-1771-3, París, 2002. Tradukis Guido Hernandez